Cómo conservar el pescado y el marisco fresco en casa

El pescado y el marisco fresco son alimentos delicados que se ponen malos con facilidad. Por esto mismo, hay que saber cómo conservarlos para mantenerlos en su estado óptimo de consumo.

En primer lugar, hay que tener claro que el pescado y el marisco fresco siempre tendrán mayor calidad que el congelado. Están mejor si se consumen en el propio día de compra. Pero, es posible, disfrutarlos días después si se sabe cómo conservar el pescado y el marisco.

Además, son alimentos muy sensibles al ambiente y a cualquier cambio de sus condiciones de conserva. En consecuencia, saber los pasos de conservación del pescado o marisco desde que se compran hasta que se consumen es esencial. Por esto mismo, vamos a darte varios consejos sobre cómo conservar el pescado y el marisco fresco en casa.

A partir de estos 6 consejos sabrás cómo conservar el pescado y el marisco fresco

1. Comprar a primera hora.

Primero, acudir temprano te permite coger el mejor pescado y marisco que haya en tu pescadería. De esta forma, podrás elegir entre todo lo que tenga mientras decides qué recetas harás con ello.

2. La compra del pescado y el marisco no debe ser lo primero en tu lista de la compra.

Debe estar el menor tiempo posible sin refrigerar para conservarlo fresco. Es por ello, y leyendo el consejo 1, que lo más adecuado es acudir a primera hora a comprar el pescado y marisco, volver a casa, prepararlo para su conservación y continuar con el resto de compras.

3. Conocer su procedencia

Todos los productos deben estar etiquetos para que el cliente conozca la procedencia de los alimentos que compra. En consecuencia, podrás saber de dónde viene haciéndote una idea del tiempo que ha podido pasar desde su pesca hasta la actualidad.

4. Intentar que sufra el menor número de golpes durante el transporte

Los golpes en estos alimentos pueden ocasionar cambios en la textura y, por tanto, en el sabor de éstos. Son alimentos delicados que necesitan ciertas pautas para que mantengan su calidad.

5. Método de limpieza del alimento

Nos lo haga el pescatero o lo hagamos nosotros, este proceso debe ser a conciencia. Hay que limpiarlo, quitarle las escamas, las vísceras y repasar bien su cavidad abdominal. Asimismo, si nos lo ha hecho el pescatero, en casa deberemos hacer un lavado con agua fría para quitar posibles restos que se hayan generado en el transcurso a casa.

6. Conservación del pescado y el marisco en la nevera

Teniendo el alimento en la nevera, hay que asegurarse que no se abre y cierra la nevera muchas veces. Esto puede generar un cambio en la temperatura y fastidiar su conservación. Debe mantenerse en una temperatura continua de 0º a 4ºC, por lo que se puede introducir en hielo picado, ponerle un paño húmedo o guardarlo en envolturas o recipientes herméticos que conserven el frío. Pero, nunca lo deje en agua, ya que pierde sabor. También es muy importante que el pescado o el marisco no gotee para que no contamine otros alimentos.

Si vamos a comerlo en poco tiempo, se puede guardar en la nevera. Tanto el pescado blanco como el azul durarán en óptimas condiciones durante 2 y 3 días. Pero, si vamos a comerlo más adelante, debemos congelarlo. El pescado blanco puede aguantar en condiciones óptimas hasta los 8 meses y el azul, hasta los 2 y 3 meses.

Tabla de conservación de alimentos

Alimento Corto plazo – Nevera (0º-4ºC) Largo plazo – Congelador (-18ºC)
Cangrejo 1-2 días 2 meses
Filetes de Salmón 1-2 días 2 meses
Filetes, grasos: salmonete, gallineta, lubina, trucha de mar, la lubina rayada 1-2 días 2-3 meses
Las almejas, las ostras (sin concha) y vieiras 1-2 días 3-4 meses
Filetes, lean: bacalao, lenguado, abadejo 1-2 días 4-6 meses
Peces de agua fresca y limpia 1-2 días 6-9 meses
Camarón 1-2 días 6-12 meses
Langosta, concha o no 1-2 días 6-12 meses
Conservas de pescado, mariscos, abierto 3-4 días No recomendable
Pescado cocido 3-4 días 4-6 meses
Pescado ahumado 14 días o fecha en el paquete vacío 2 meses en el envase al vacío

Ahora ya sabes cómo conservar el pescado y el marisco fresco en casa. Pero, asegúrate de llevar a cabo estos consejos para que siempre disfrutes de estos sabrosos alimentos en sus mejores condiciones. ¿Comes más pescado o marisco? ¿A qué recetas los aplicas?