La crítica situación de la pesca en España por el cambio climático

El cambio climático está cambiando el mundo a pasos agigantados. Esta variación global del clima, debido al calentamiento global, afecta a todos los seres vivos, sus recursos, sus actividades, etc. Está modificando y modificará nuestra forma de vivir si no cuidamos más la Tierra. Es por ello que vamos a ver sus consecuencias y la actual situación de la pesca en España y de sus especies marinas.

Caladeros pesqueros, una de las víctimas del cambio climático

Los caladeros pesqueros más importantes a nivel global están sufriendo y viven una reducción de la pesca disponible cada día. En concreto, entre los 38 más relevantes hay 6 que están sufriendo especialmente:

  1. El mar de Japón.
  2. El mar del Norte.
  3. Las costas de España y Portugal.
  4. Las aguas de la corriente de Kuroshio (este de Taiwan, China y Japón).
  5. Las plataformas del golfo de Vizcaya.
  6. El mar de Irlanda.

La reducción en estas áreas son entre el 35% -15% y, 4 de ellas, son caladeros tradicionales de España. España es el 5º país del mundo en capturas pesqueras pero, debido al cambio climático, verá afectada su actividad. La situación de la pesca en España va en declive.

Como resultado del estudio del Grupo de Pesca Sostenible de la Universidad de California Santa Bárbara se aprecia un empeoramiento del stock pesquero. Analizaron el impacto del cambio climático sobre la pesca y observaron un descenso de las capturas sostenibles del 4% desde 1930. Ciertamente, este descenso supone casi 1,5 millones de toneladas de pescado para comer y disponible para los pescadores. Además, el estudio únicamente abarca un tercio de las capturas globales, por lo que el descenso total hay que multiplicarlo por 3.

Pero, ¿por qué hay menos especies en estas zonas? ¿qué está cambiando en las aguas de la Tierra?

Las especies marinas buscan sobrevivir al cambio climático

En primer lugar y debido al cambio climático, los peces se desplazan al norte en busca de aguas más frías. Desde 1960 algunas están llegando a desplazarse hasta más de 1.000 km y afecta diferente a cada especie. Por ejemplo, el bacalao atlántico, el arenque y el lenguado están entre las especies que más están sufriendo por el cambio climático. Por otro lado, tenemos al fletán, la lubina negra, las vieiras o al camarón, entre otros; que están beneficiándose del cambio. Pero, incluso estas especies pueden ver su futuro comprometido, ya que toleran el calentamiento hasta un punto.

En segundo lugar, los peces están yéndose a aguas más profundas y frías. Se desplazan tanto en longitud como en latitud en busca de su supervivencia.

El calentamiento de las aguas está cambiando la situación de la pesca en España y en todo el mundo. Conocer la pesca disponible es vital, ya que el 50% de las proteínas que tenemos los humanos provienen de alimentos del mar.

Como consecuencia del incremento de las temperaturas, están produciéndose cambios en las estaciones del año y la confusión y reubicación de especies animales. Un fenómeno que sucede en tierra, mar y aire a lo largo de todo el globo terráqueo. Por lo tanto, debemos cuidar el planeta para evitar el calentamiento global, el cambio climático, la extinción de especies y la situación de la pesca en España y el mundo entero.